Las Flores

“Las flores evocan una escapada a los campos de Grasse”.

— Patrice Leguéreau

La fórmula olfativa de N°5 es una mezcla embriagadora de Rosa de Mayo, Ylang-Ylang y el delicado Jazmín de Noche, y se ha mantenido sin cambios durante un siglo, desde la creación de la fragancia. Experimentadas a través de su potente perfume mientras su belleza física permanece invisible, estas flores, nutridas por las condiciones templadas de Grasse, en Francia, florecen a través de la imaginación de la Alta Joyería.

Anillo de Alta Joyería de CHANEL - Las flores

Para empezar, Patrice Leguéreau, director del Estudio de Creación de Joyería CHANEL, pinta extensas acuarelas que establecen el movimiento y el color. A continuación, perfecciona el diseño con una técnica de pintura al gouache, tan detallada que revela la luz reflejada en las piedras preciosas como gotas de rocío en los pétalos. Las proporciones florales se expresan con cera, en una voluminosa maqueta antes de que las flores tomen forma en materiales preciosos. Estas flores brotan entre las manos de los artesanos de la Alta Joyería, que aplican un savoir-faire magistral para conseguir una dimensión real.

Colección N°5 Las Flores

Una película de Savoir-faire: Las flores

Las notas olfativas de N°5 están intrínsicamente unidas a los motivos visuales de otra colección de Alta Joyería, Bijoux de Diamants, las piezas inspiradas en el cosmos creadas por Gabrielle Chanel en 1932. La magia de esta sinergia inspiró la creatividad de Patrice Leguéreau, para fusionar a la perfección el presente y el pasado. Como estrellas cósmicas, los cinco pétalos iluminados del Jazmín de Noche resplandecen a través de los diamantes. Inspirado en la forma del Sol, los rayos dorados del Ylang-Ylang iluminan la Rosa de Mayo, cuyo nombre representa el icono de la fragancia, así como las formas de los cuerpos celestes que nutren las flores de los cielos.