CAMÉLIA

La camelia, la flor fetiche de Gabrielle Chanel es más que una flor, es una inspiración infinita para la costura. Sus formas redondeadas de geometría perfecta son ideales para dar forma a figuras con los estilos más variados, desde la más natural hasta la más abstracta.