credits
credits

© Anne Combaz

at-the-heart-of-the-data-center

© Anne Combaz

EN EL CORAZÓN DEL DATA CENTER

Impersonal, frío, protegido de las miradas, el data center custodia lo que nosotros los humanos, tenemos como más preciado: nuestra identidad, nuestras preferencias, nuestra imaginación.

Todo está meticulosamente archivado, preparado para cruzar un nuevo dato. Los nombres, así como las caras y las huellas digitales se recogen y se traducen con una sucesión de 0 y 1, siempre parecido pero nunca idéntico.

Sin embargo, esta memoria universal e infinita, debe también documentar lo inesperado: la asociación del encaje con un tweed de diseño digital, el toque de la gorra, la visera de lado o incluso un motivo evolutivo ya que está conectado a una aplicación digital. Sigamos soñando: la elegancia de una silueta, sus guiños al pasado, un capricho estilístico--- de ello también deberá preocuparse la máquina.

Angelo Cirimele

Compartir

El enlace ha sido copiado correctamente