mademoiselle

MADEMOISELLE

Mademoiselle... Así es como se dirigieron a Gabrielle Chanel durante toda su vida. Fue una elección nada convencional que le confirio una sensación de libertad y de modernidad. Mademoiselle vivió historias de amor pero nunca se casó. Mantuvo su apellido de soltera saltándose los convencionalismos de su época. Fue, y será, Mademoiselle Chanel, dueña de su propia vida, escritora de su propia leyenda a través del tiempo.

Con este  “Mademoiselle”, Gabrielle le dió la vuelta a su historia. De la niña huérfana de humildes orígenes se convirtió en una demoiselle, una "señorita". Esta marca de respeto se extiendía hasta la puerta de su estudio donde un cartel rezaba “Mademoiselle Privé”.

Compartir

El enlace ha sido copiado correctamente