COLECCIÓN EMBLEMÁTICA

COLECCIÓN EMBLEMÁTICA CAMÉLIA

A Gabrielle Chanel le apasionaba la camelia. Una flor sin fragancia ni espinas, con una sencillez y una pureza que reflejan la ética de Coco Chanel. En contraposición a la opulencia de la rosa, ella prefería la sobriedad y la redondez geométrica de la camelia, la disposición clásica y uniforme de sus pétalos, inteligible pero hermosa, como la mujer que era.

illustration

En un juego de contrastes, estos pendientes en forma de camelia combinan los diamantes y las perlas favoritas de Gabrielle Chanel, mientras la asimetría de cada pendiente confiere al conjunto un estilo moderno muy singular. Uno contrapone la suavidad de los alegres pétalos en diamante de la camelia al carácter gráfico del diamante talla esmeralda de 2,01 quilates. El otro enfrenta el brillo deslumbrante del diamante talla brillante de 1,52 quilates al resplandor lácteo de la perla.

"LA DAME AUX CAMÉLIAS ERA MI VIDA".

— Gabrielle Chanel

illustration

Como en todas las camelias de CHANEL, el diseño se compone de cinco pétalos emblemáticos: cinco, como el número favorito de Gabrielle Chanel. Esta versión hipnotiza con su oro blanco, sus diamantes y sus piedras de luna iridiscentes.

illustration

Gabrielle Chanel en la playa de Étretat, Francia, con una camelia enganchada en el cinturón de su túnica, 1913.

En 1913, en la playa de Étretat, Francia, Coco Chanel fue fotografiada con una camelia enganchada en su cinturón: una camelia blanca que se convertiría en uno de sus emblemas.

Dado su gusto por las contradicciones, la llevaría con un vestidito negro, para crear un contraste total. Pronto, la camelia adornaría prendas, bolsos y zapatos, y florecería a través de los rubíes, los diamantes y las perlas, abandonando su estatus de flor para convertirse en el emblema de CHANEL.

illustration

Una pulsera tan atemporal como la propia camelia: esta pulsera de camelia embellece la piel, como si se viese salpicada por rayos de sol. La camelia florece a través del oro blanco y los diamantes, con una piedra central talla redonda de 3,02 quilates, creando un efecto espectacular pero femenino.

illustration

El rojo infinito de un rubí de Mozambique talla cojín de 7,61 quilates, uno de los colores más emblemáticos de la Maison, se sitúa en el centro de la flor de CHANEL: una camelia elaborada en diamantes. Este collar largo, fluido y sorprendente, con un trío de diamantes talla pera, presenta una camelia en diamantes que se puede extraer para crear un broche, dejando ver otra camelia roja debajo, en rubíes talla baguette. La capacidad de transformación de esta creación ofrece a quien la lleva la libertad de elección: la encarnación misma de la ética de Gabrielle Chanel.

illustration

Este collar largo en oro blanco y diamantes captura esa capacidad de transformación: una creación adaptable que puede llevarse de cinco formas diferentes. El collar, con su intrincado diseño de encaje, puede llevarse largo o corto, con o sin la camelia amovible, un símbolo que, más que una flor, es un emblema de CHANEL.