COLECCIÓN EMBLEMÁTICA

COLECCIÓN EMBLEMÁTICA 1932

Corría el año 1932, y Europa se encontraba sumida en plena Gran Depresión. El Sindicato de Diamantistas abordó a Gabrielle Chanel –que había alcanzado la fama en los años veinte por sus diseños vanguardistas– para que promocionara sus gemas durante la crisis económica. Con los diamantes que le habían confiado, Coco Chanel creó su primera y única colección de Alta Joyería: Bijoux de Diamants.

illustration

Este collar se inspira en los flecos popularizados en los felices años veinte y retoma uno de los códigos originales de la Alta Joyería de Gabrielle Chanel. Irradia con la luz que emiten sus más de 35 diamantes talla baguette y sus 535 diamantes talla brillante, mientras su construcción fluida y sus múltiples capas crean un efecto decididamente moderno.

Los diseños radicales de las creaciones, que Gabrielle Chanel decidió exponer en su palacete privado del 29 rue du Faubourg Saint-Honoré, encarnaban cinco temas atemporales, en referencia al número de la suerte de Coco Chanel: los flecos, el lazo, las plumas, el sol y las estrellas —una constelación misteriosa que evocaba los mosaicos que cubrían el suelo del orfanato de Aubazine, donde Gabrielle Chanel pasó su infancia.

illustration

Esta pulsera en diamantes y oro blanco es un homenaje al cometa de la colección de 1932. Como en el diseño original de Gabrielle Chanel, una estrella celestial, que encierra un diamante talla redonda de 3,07 quilates, se enrolla con delicadeza en la muñeca. A su alrededor, se despliega un cosmos radiante de unos 900 diamantes talla brillante, con un total de más de 26 quilates.

Las joyas se exponían en bustos de cera de un realismo impresionante, sin duda inspirados en sus amigos surrealistas, mientras que el resplandor de los diamantes se reflejaba en un fondo de espejos. Fieles a la naturaleza imaginativa de Gabrielle Chanel, las creaciones más elaboradas eran transformables: joyas concebidas para una mujer independiente, cuya libertad no podía verse coartada por nada del mundo.

illustration

Gráfico y flexible, este collar largo parece haber sido confeccionado a partir de un lazo, uno de los códigos originales de la colección de 1932 de Gabrielle Chanel. Elaborado a mano en oro blanco, el lazo se deja llevar por el ritmo: diamantes talla baguette geométricos se yuxtaponen a los diamantes redondos engastados en bisel, mientras que un diamante talla pera perfecto completa este moderno lazo.

Las joyas se exponían en bustos de cera de un realismo impresionante, sin duda inspirados en sus amigos surrealistas, mientras que el resplandor de los diamantes se reflejaba en un fondo de espejos. Fieles a la naturaleza imaginativa de Gabrielle Chanel, las creaciones más elaboradas eran transformables: joyas concebidas para una mujer independiente, cuya libertad no podía verse coartada por nada del mundo.

AUDACIA, FEMINIDAD, LIBERTAD: EN DIAMANTES, POR SUPUESTO, TAN INDESTRUCTIBLES COMO EL ESPÍRITU DE GABRIELLE CHANEL.
illustration

Una pluma arrancada de otra época: este broche es la réplica exacta de una creación de Gabrielle Chanel para la exposición de 1932 Bijoux de Diamants, la primera y única colección de Alta Joyería de Coco Chanel. Con una estructura flexible, este broche en oro blanco y diamantes se puede llevar con un estilo clásico o de forma más atrevida, en el hombro.

"SI HE ESCOGIDO EL DIAMANTE ES PORQUE REPRESENTA EL VALOR MÁS GRANDE EN EL VOLUMEN MÁS PEQUEÑO".

— Gabrielle Chanel

illustration

"Creo en los astros", decía Gabrielle Chanel. Este anillo en oro blanco radiante y diamantes se inspira en los códigos de Alta Joyería de la colección de 1932 y llevarlo evoca la sensación de tener entre las manos una estrella mágica del universo de Coco Chanel perfectamente preservada.

illustration

La invitación original de 1932 a la exposición Bijoux de Diamants.

illustration

Fotografía del collar Comète, una de las cinco imágenes incluidas en el dossier de prensa original de 1932.

Vídeo promocional de 1932, que no solo destaca la colección de joyería, sino también la forma tan radical de exponer las joyas.