1 . 5
1 camélia . 5 allures

Cristal Illusion

“Cristal Illusion” ofrece todo esto a la vez: a primera vista, es un collar que se puede llevar corto o largo. Y también, se metamorfosea en dos joyas bien distintas: un collar y un broche “Camelia” engastado con diamantes.

$image_a11y
Gabrielle Chanel y su perro Gigot en su villa La Pausa, circa 1930 © D.R.
"Quiero que las joyas sean como un lazo en los dedos de las mujeres. Mis lazos son flexibles y desmontables. En las grandes veladas, llevamos la composición completa. En las más pequeñas, podemos extraer la parte principal y las piezas grandes. De este modo, un aderezo deja de ser algo inmutable. La vida lo transforma y lo adapta a sus necesidades".
Gabrielle Chanel
Extracto de Les Bijoux de CHANEL de Patrick Mauriès, Thames & Hudson, 2012, p.110

A Gabrielle Chanel le fascinaba la numerología. El significado oculto de los números a menudo la guiaba en sus elecciones e impregnaba numerosos aspectos de su vida. Su número de la suerte, el cinco, la influenciaba de manera particular. En la colección de Alta Joyería 1.5, la numerología adquiere una nueva dimensión: rinde homenaje a la camelia, flor emblemática de la Maison, y se presenta en cinco variaciones distintas.

Otro guiño, casi la mitad de la colección es transformable: cada pieza puede llevarse de cinco formas diferentes.

En 1932, Gabrielle Chanel creaba Bijoux de Diamants, su primera y única colección de Alta Joyería. Se trataba de piezas diseñadas para llevarse de maneras distintas, para ofrecer versatilidad y diversidad. La marca decidió presentar estas creaciones de Alta Joyería en maniquís muy realistas, alejándose de las tendencias de la época: las vitrinas de vidrio tapizadas en terciopelo. La silueta femenina permitía reproducir gestos y movimientos del día a día.

Mademoiselle convertía su arte en una forma de expresión, y esta capacidad de transformación enfatizaba su convicción más profunda y firme: las mujeres tenían que ser libres.

Libertad y capacidad de transformación se convierten en las palabras clave de la colección 1.5 — 1 Camélia. 5 Allures. El motivo de la camelia aporta a esta colección toques únicos y sorprendentes. Cada pieza se pone al servicio de quien la lleva, adaptándose a las exigencias de su modo de vida.

El proceso creativo - Los bocetos

La silueta de la camelia es el punto de partida de todas las creaciones de esta colección, siempre la misma en su construcción y su forma.

Rouge incandescent

El corazón de la camelia que decora el collar Rouge Incandescent es un rubí de Mozambique amovible de 7,61 quilates, que revela una segunda flor luminosa con múltiples matices de rojo, engastada con rubíes talla baguette.

Retrato de Gabrielle Chanel en 1935
© Man Ray 2015 Trust/Adagp, París 2019. Fotografía: Telimage, París

La historia de la camelia habría sido completamente distinta sin el ingenio de Gabrielle Chanel.

Mademoiselle deja atrás las convenciones y los códigos de lo masculino y lo femenino, y extrae la camelia de los ojales masculinos para instalarla en su cinturón, su blusa, su cabello. Después, la adapta a todos sus deseos: bordada, estampada, grabada, plisada, tejida, deshilachada...

La camelia también se transforma en diamantes, piedras de luna, perlas; en esta colección, despliega unos pétalos engastados con rubíes. El rojo incandescente de estas piedras flamígeras evoca el color de la pasión, del deseo, del amor, pero también de la audacia. No es de extrañar que sea uno de los colores preferidos de Coco.

El proceso creativo - Pinturas con gouache

El boceto se transforma en pintura al gouache, una evolución que revela la dualidad de las camelias rojas y blancas.

Contraste blanc

“Contraste Blanc” encarna el concepto de la paradoja, que tanto apreciaba Mademoiselle. Las líneas sólidas del diamante talla esmeralda de cinco quilates contrastan con la delicadeza de los pétalos de camelia engastados con diamantes.

Gabrielle Chanel trabajando, 1962
Fotografía de Douglas Kirkland © Colección Douglas Kirkland, Los Ángeles
"Me molesta que la gente diga que tuve suerte. Nadie ha trabajado más duro que yo".
Gabrielle Chanel
Extracto de El aire de Chanel de Paul Morand, Pushkin Press, 2013, p.19

Gabrielle Chanel era conocida por su ética profesional y su trabajo arduo, una ética que continúa caracterizando a la Maison en la actualidad.

El proceso de creación de la Alta Joyería encarna a la perfección este espíritu. Cada colección requiere dos años de trabajo y cada etapa se realiza completamente a mano.

Esta faceta artesanal es la que define nuestro savoir-faire e impregna hasta el más mínimo detalle de la concepción: el lápiz que plasma la idea en papel, la escultura minuciosa del molde en cera, la inspección de las piedras del engaste...

Estas diversas etapas requieren de artistas extraordinarios y de un sinfín de competencias, dos elementos que deben actuar a la par. Sin la artesanía, la idea no puede materializarse; por su parte, un objeto tangible no es capaz de existir sin una idea. La unión de estos conceptos con las piedras más excepcionales da lugar a creaciones de una belleza extraordinaria.

El proceso creativo - La selección de las gemas

Los especialistas en piedras seleccionan a mano cada gema en función de las exigencias de nuestros diseñadores, una colaboración esencial para alcanzar el éxito de la colección.

Rouge tentation

“Rouge Tentation” es un conjunto de dos camelias, un anillo de rubíes rojo fuego y un broche con engastado de diamantes, ambos motivos rodeados de un halo de pétalos amovible con engastado de diamantes.

"Al buscar mi propia ligereza, consigo aligerar la moda. En mi juventud, las mujeres no parecían humanas. Sus ropas iban contra natura. Yo les devolví su libertad".
Gabrielle Chanel
Extracto de Memorias de Coco de Louise de Vilmorin, Le Promeneur, 1999, p.35
Gabrielle Chanel en el jardín de su villa La Pausa en Roquebrune, 1938
Fotografía de Roger Schall © Colección Schall

Gabrielle Chanel deseaba liberar a las mujeres: liberarlas de las presiones que el mundo les imponía, de las modas que las encadenaban. La búsqueda de la libertad era la vocación de Mademoiselle.

En un sistema tradicionalmente conservador, inventa una nueva forma de vestirse: libera el cuerpo de las mujeres al mismo tiempo que libera su espíritu.

Este espíritu audaz y valiente queda plasmado en las piezas transformables de la colección 1.5 — 1 Camélia, 5 allures, que aportan versatilidad y diversidad, la libertad de escoger su propio destino: la ética de Chanel personificada.

El proceso creativo - Camelia roja

Cada rubí se ha seleccionado cuidadosamente. El molde de cada conjunto de pétalos es perfectamente compatible con los dos motivos.

Gabrielle Chanel en la montaña, 1918 © D.R.

Révélation diamant

“Révélation Diamant” revela un motivo aéreo inspirado en el encaje, decorado con una camelia amovible engastada con diamantes que puede llevarse como broche.

Gabrielle Chanel en su suite del Ritz, París, 1937
Fotografía de François Kollar © Ministerio de Cultura - Mediateca del Patrimonio, Dist. RMN
"La libertad hay que buscarla".
Gabrielle Chanel
Coco Chanel, solitaria de Claude Delay, Gallimard, 1983, p. 195
Gabrielle Chanel en la playa de Étretat, 1913, © D.R.

El número cinco daba suerte a Gabrielle Chanel: sus desfiles se presentaban dos veces al año, el quinto día del mes. Hoy, por primera vez, la emblemática camelia queda reinterpretada en cinco versiones de Alta Joyería, todas ellas elaboradas a mano.

La colección se vuelve polivalente con todo un conjunto de piezas transformables que ofrecen a quien las lleva el lujo definitivo: la libertad de escoger.

El proceso creativo - Savoir-faire

El boceto en dos dimensiones de la camelia se convierte en un motivo tridimensional, cuya estructura se engasta después con piedras preciosas y cuarzo rosa con un grabado luminiscente.