LA CRÈME DOUCE

136,00 €
loader

LA CRÈME DOUCE

LA CRÈME DOUCE es una crema dedicada a las mujeres que buscan confort y suavidad a diario. Mujeres que buscan una crema sencilla y completa para vivir plenamente su belleza, ahora y siempre. Más información

EN EXCLUSIVA

136,00 €

Descripción

LA CRÈME DOUCE es una crema dedicada a las mujeres que buscan confort y suavidad a diario. Mujeres que buscan una crema sencilla y completa para vivir plenamente su belleza, ahora y siempre. La originalidad de LA CRÈME DOUCE: una composición que respeta a la perfección la fragilidad de las pieles maduras, combinada con un ingrediente activo que las refuerza, el extracto natural de flor de ylang. Su textura particularmente fundente ofrece un confort máximo.

Beneficios


Repleta de agua y perfectamente nutrida en lípidos, la piel recupera su densidad. Recobra su elasticidad, su frescor y su luminosidad. Aterciopelada y más rellenada al tacto, la epidermis resplandece con una nueva vitalidad.

La textura particularmente fundente de LA CRÈME DOUCE ofrece un confort óptimo. El rostro queda envuelto en una sensación de bienestar que se prolonga a lo largo del día y su piel está radiante.

Ingredientes activos

El extracto natural de flor de ylang ha sido minuciosamente seleccionado por la Investigación de CHANEL gracias a un método patentado*. Desde el interior de la piel hasta la superficie de la epidermis, garantiza una correcta distribución de los lípidos esenciales, permitiendo a la matriz extracelular recuperar su densidad y restaurar una hidratación óptima. La fórmula activa de LA CRÈME DOUCE consolida la función de barrera de la piel reforzando la capa hidrolipídica que la protege.

*Solicitud internacional de patente.
Testada bajo control oftalmológico y dermatológico.
No comedogénica.

Ritual de aplicación

LA CRÈME DOUCE se puede utilizar siempre tanto de día como de noche y en verano como en invierno.
Utilizada como único tratamiento tras la aplicación de la loción, se funde en la piel con unos gestos sencillos y rápidos. Una cita diaria para relajar los rasgos y centrarse en una misma aprovechando un momento envolvente y reconfortante.

Aplique una pequeña cantidad de crema similar a una perla con la espátula en mentón, mejillas y frente y alise a contiuación desde el interior del rostro hacia el exterior. Caliente sus manos y sitúelas sobre el rostro con los dedos en la frente y las palmas en las mejillas. Presione muy levemente durante unos segundos. Respirando lentamente, concéntrese en la presión y en el calor de las manos. Después, libere la presión con suavidad y sienta cómo su piel recobra todo su confort.
Repita la operación sucesivamente en las sienes y el exterior de la frente, el mentón y el interior de las mejillas, y la parte inferior del rostro.