En el corazón de SUBLIMAGE resplandece el poder de regeneración máximo de la Vanilla Planifolia. Elaborar el activo en su forma más pura, hasta obtener su quintaesencia: esa es la filosofía, fiel al arte de la pureza, en torno a la cual gira la elaboración de un tratamiento con un poder de regeneración máximo.