N°5

63,00 €
loader

N°5POLVOS SUELTOS

Los polvos sueltos transmiten toda la feminidad y la audacia de las notas de Nº5. Unos polvos ligeros, sedosos y perfumados que se espolvorean por todo el cuerpo después del baño. Más información

63,00 €

POLVOS SUELTOS

Retrato

Los polvos sueltos transmiten toda la feminidad y la audacia de las notas de Nº5. Unos polvos ligeros, sedosos y perfumados que se espolvorean por todo el cuerpo después del baño. Gracias a la borla incluida, que lleva el sello Nº5, la nube perfumada se extiende perfectamente sobre el cuerpo y deja un aroma lleno de delicadeza. Se presenta en una caja majestuosa concebida como una enorme polvera para una aplicación impregnada de suavidad y sutilidad.

Atmósfera olfativa

Inspirados en la armonía sedosa de la rosa y el jazmín de Nº5, los polvos sueltos han sido formulados para revivir con audacia y ligereza el bouquet floral de Nº5.

Inspiración

En 1921, Gabrielle Chanel encarga a Ernest Beaux la creación de "un perfume de mujer con aroma de mujer", único e intenso. El nariz de CHANEL le propone una composición visionaria, que recurre a una utilización inédita de los aldehídos. Mademoiselle selecciona la versión número 5 de la fragancia, y decide conservar este sencillo número como nombre. El aroma innovador del perfume, así como su nombre y su frasco depurados, de una sencillez insólita, revolucionan la historia de la perfumería.

El arte de perfumarse

La fragancia de Nº5 se expresa en el corazón de un ritual perfumado completo compuesto por tres instantes: el baño, el cuerpo y los sentidos. El baño invita a un momento de descanso y abandono envuelto en los aromas de la fragancia, para una inmersión total en el universo de Nº5. Los productos hidratantes para el cuerpo ofrecen verdaderos momentos de bienestar. Como toque final, las texturas innovadoras, deliciosas y sensoriales despiertan los sentidos.
Los polvos sueltos completan este ritual de belleza a través de un gesto de feminidad absoluta. Se aplican con una borla que acaricia el cuerpo. Antes de abrir la polvera, darle la vuelta para que la cantidad ideal de polvos se deposite en el tamiz. Extraer los polvos con ayuda de la borla y aplicarlos por todo el cuerpo. Conviene cerrar correctamente la caja después de su uso.