¿Sabía que su navegador está obsoleto?

Para disfrutar de la mejor experiencia posible al utilizar nuestro sitio web, le recomendamos que descargue la última versión u otro navegador.

A continuación, encontrará una lista de los navegadores más populares.Haga clic sobre los iconos para ir a la página de descarga.

  • logo
  • logo
  • logo
  • logo
  • logo
rotate your device

Del frasco a la inspiración

EL FRASCO

Una lección de diseño


En su frasco cuadrado de paredes de cristal extremadamente finas, la fragancia levita ingrávida. Los 4 lados transparentes se desvanecen para permitir que la fragancia resplandezca. La etiqueta y el tapón tienen la misma geometría y ese tono lamé indefinible entre oro y plata.

El interior del estuche gofrado muestra el molde exacto del frasco, como un joyero. Una sencillez audaz que revela el aura solar de la fragancia.

"El lujo es aquello que no se ve." Gabrielle Chanel

LA FRAGANCIA

Una composición solar


El perfumista Olivier Polge, en colaboración con el Laboratorio de Creación y Desarrollo de los Perfumes CHANEL, ha compuesto una flor blanca imaginaria. La única con el poder de encarnar la feminidad libre de Gabrielle Chanel.

Un ejercicio de estilo que consiste en aumentar el frescor de la flor de naranjo y la intensidad del jazmín, y acentuar la untuosidad del ylang-ylang y el nardo de Grasse. Inmersas en la abstracción, las flores se revelan en una nueva arquitectura. Más que una vibración olfativa, la fragancia aporta a la piel un poder único.

"He privilegiado las notas florales para hallar un nuevo territorio de expresión." Olivier Polge

LAS FLORES

Un acorde floral espectacular


Para crear esta flor imaginaria, Olivier Polge se apodera de una variedad de flores blancas, emblemáticas de la Maison, y las reinventa.

Aumenta la intensidad del jazmín e introduce un toque aterciopelado en los pétalos de ylang-ylang con notas de almizcles blancos. Acentúa la untuosidad del nardo de Grasse con madera de sándalo láctea. Incrementa el frescor de la flor de naranjo con cáscara de mandarina, un toque de nota de pomelo y un acorde sutil de grosella negra. Un auténtico himno a la flor.

LA RECOLECCIÓN

Un patrimonio legendario


La Maison CHANEL se abastece en Grasse desde hace casi un siglo. Perpetúa el cultivo del jazmín y la rosa. Actualmente, el cultivo se extiende al lirio, al geranio y al nardo.

Las flores se transforman en Grasse, para obtener la quintaesencia y garantizar un resultado olfativo óptimo. Al igual que la Alta Costura, CHANEL participa en la conservación de un patrimonio único.

"Por primera vez, un perfume CHANEL incluye en su composición el nardo cultivado en los campos de Grasse." Olivier Polge

LA INSPIRACIÓN

Una rebelde de corazón


Para crear este perfume, Olivier Polge, en colaboración con el Laboratorio de Creación y Desarrollo de los Perfumes CHANEL, se ha inspirado en Gabrielle, la mujer que fue Coco Chanel antes de crear su Maison. Una mujer rebelde, apasionada y libre.

"Decidí lo que quería ser, y es lo que soy." Gabrielle Chanel

EL FRASCO Una lección de diseño

En su frasco cuadrado de paredes de cristal extremadamente finas, la fragancia levita ingrávida. Los 4 lados transparentes se desvanecen para permitir que la fragancia resplandezca. La etiqueta y el tapón tienen la misma geometría y ese tono lamé indefinible entre oro y plata.

"El lujo es aquello que no se ve." Gabrielle Chanel

El interior del estuche gofrado muestra el molde exacto del frasco, como un joyero. Una sencillez audaz que revela el aura solar de la fragancia.

LA FRAGANCIA Una composición solar

"He privilegiado las notas florales para hallar un nuevo territorio de expresión." Olivier Polge

El perfumista Olivier Polge, en colaboración con el Laboratorio de Creación y Desarrollo de los Perfumes CHANEL, ha compuesto una flor blanca imaginaria. La única con el poder de encarnar la feminidad libre de Gabrielle Chanel.

Un ejercicio de estilo que consiste en aumentar el frescor de la flor de naranjo y la intensidad del jazmín, y acentuar la untuosidad del ylang-ylang y el nardo de Grasse. Inmersas en la abstracción, las flores se revelan en una nueva arquitectura. Más que una vibración olfativa, la fragancia aporta a la piel un poder único.

LAS FLORES Un acorde floral espectacular

Para crear esta flor imaginaria, Olivier Polge se apodera de una variedad de flores blancas, emblemáticas de la Maison, y las reinventa.

Aumenta la intensidad del jazmín e introduce un toque aterciopelado en los pétalos de ylang-ylang con notas de almizcles blancos. Acentúa la untuosidad del nardo de Grasse con madera de sándalo láctea. Incrementa el frescor de la flor de naranjo con cáscara de mandarina, un toque de nota de pomelo y un acorde sutil de grosella negra. Un auténtico himno a la flor.

LA RECOLECCIÓN Un patrimonio legendario

La Maison CHANEL se abastece en Grasse desde hace casi un siglo. Perpetúa el cultivo del jazmín y la rosa. Actualmente, el cultivo se extiende al lirio, al geranio y al nardo.
Las flores se transforman en Grasse, para obtener la quintaesencia y garantizar un resultado olfativo óptimo. Al igual que la Alta Costura, CHANEL participa en la conservación de un patrimonio único.

"Por primera vez, un perfume CHANEL incluye en su composición el nardo cultivado en los campos de Grasse." Olivier Polge

LA INSPIRACIÓN Una rebelde de corazón

"Decidí lo que quería ser, y es lo que soy." Gabrielle Chanel

Para crear este perfume, Olivier Polge, en colaboración con el Laboratorio de Creación y Desarrollo de los Perfumes CHANEL, se ha inspirado en Gabrielle, la mujer que fue Coco Chanel antes de crear su Maison. Una mujer rebelde, apasionada y libre.