CHANEL NEWS

gabrielle-chanel-and-biarritz

GABRIELLE CHANEL Y BIARRITZ

La relación entre Gabrielle Chanel y la costa vasca se remonta a 1915. Fue Arthur "Boy" Capel quien la introdujo en Biarritz durante sus permisos militares. La guerra que se desencadenó implacable parecía muy lejana en este famoso resort frente al mar: muchas mujeres ricas habían huido de París para refugiarse allí y pasar pacíficos y tranquilos días en la playa. Gabrielle Chanel fue cautivada por el ambiente elegante y con estilo de Biarritz. Y fue aquí donde se decidió a abrir su primera Casa de Costura en 1915 en una villa frente al casino.

Tuvo un éxito inmediato: la vecina España fue neutral durante la guerra, los pedidos procedían de la realeza española y de clientes muy ricos, así como de los clientes franceses que fueron atraídos por el lujo innovador de Chanel. Biarritz también había sido un destino turístico para los aristócratas rusos desde el siglo XIX, quienes compraron y construyeron numerosas villas allí. Después de la caída del zar, muchos de ellos buscaron refugio en Biarritz. Fue aquí cuando en 1920 Gabrielle Chanel conoció al gran duque Dimitri Pavlovich, primo del zar, con quien tuvo un romance hasta 1922. Pasó mucho tiempo con él en varias villas a lo largo de la costa vasca. En 1920, Gabrielle Chanel se convirtió en símbolo de elegancia, presentando al mundo un moderno sentido del estilo que ella encarnaba perfectamente. Esto se reflejó en sus siluetas simplificadas, tobillos revelados por faldas y vestidos más cortos, prendas sencillas con líneas limpias y materiales suaves como el tejido de punto, telas tan cómodas que hasta hizo trajes de baño con ellas, además de los trajes de falda y chaqueta que ella misma fue la primera en lucir.

Mientras disfrutaba de la libertad de un estilo de vida al aire libre y de los vientos de la modernidad que soplaban a su alrededor, Gabrielle Chanel se cortó el pelo y se bronceó al sol. Las mujeres rápidamente siguieron su ejemplo, imitando el look que presagiaba los profundos cambios por venir de una sociedad que se adentraba a toda velocidad en el siglo XX.

Françoise Claire Prodhon

Photo © CHANEL - Collection Bernstein-Grüber

summer-reading-notre-chanel-by-jean-lebrun

LECTURA DE VERANO
"NOTRE CHANEL" POR JEAN LEBRUN

Cuando se trata de historia de la moda, hay algunas personas a las que podemos conocer a fondo - por ejemplo, Jean Patou, el cual murió prematuramente, tenía sus archivos cuidadosamente conservados, clasificados y comunicados: Emmanuelle Polle fue capaz de investigar estos archivos en 2013 y resumir lo esencial en un solo libro.

Cuenta la leyenda que durante su vida, Patou y Chanel no podían soportar estar en la misma habitación juntos. En lo referido a la historia, la leyenda es una vez más cierta. Chanel era completamente diferente de Patou. Ella dejó muchas huellas, pero muy pocas fuentes escritas, se hubiera perdido ella misma en el laberinto de sus recuerdos constantemente reinventados: somos probablemente los 95 en publicar un libro sobre ella y con cada nuevo trabajo que surge la imagen se vuelve incluso aún más confusa, y la esencia de quien es ella se nos escapa más aún.

Este proyecto, titulado "Notre Chanel" (Nuestra Chanel), fue escrito con la intención de superar esta dificultad narrando lo que Gabrielle significó para dos hombres, Bernard y Jean, que investigaron su vida hace casi un cuarto de siglo. Uno de estos hombres ha fallecido. El otro, ha reabierto el caso pero ha tratado de no producir otra biografía. Más bien, esta obra es como un vitral en el que Bernard y Jean contemplan desde la esquina reservada a los rostros de los donantes, sin embargo, aún no son capaces de encontrar el rostro que los unió a través de una tarea nunca completada. Se trata de una ventana en la que Gabrielle ciertamente no está representada como una santa, sino más bien como un hada de cuento: un rayo de su esplendor cae de repente sobre Bernard, al que perdimos demasiado pronto, y él, que quedó en el olvido, encuentra algo de luz arrojada en su camino.

"Notre Chanel” (Nuestra Chanel), Jean Lebrun, Bleu autour.

Compartir

El enlace ha sido copiado correctamente