CHANEL NEWS

00/10
backstage

BACKSTAGE

Desfile Prêt-à-Porter Otoño-Invierno 2015/16

Fotos por Benoit Peverelli

fall-winter-2015-16-ready-to-wear-the-french-collection

LA COLECCIÓN FRANCESA

La Colección Prêt-à-Porter Otoño-Invierno 2015/16 se presentó en un ambiente que recrea un bistró diseñado por Karl Lagerfeld al que llamó la "Brasserie Gabrielle." Esta "brasserie" de proporciones épicas, institución que ha encarnado a largo del tiempo el estilo de vida parisino, fue construido en el interior del Grand Palais y transmitió a la perfección el espíritu de la colección.

Utilizando vocabulario que su creador considera "muy francés", esta "Colección Francesa" reinterpreta el armario de una "burguesía" moderna, una mujer que destila chic parisino y cultura cosmopolita, que podría adornar las calles de cualquier ciudad importante del mundo. La "nueva burguesía", apodada así por Karl Lagerfeld, se conjunta del día a la noche con zapatos en beige y negro abiertos por el talón con tacón cuadrado. Esta es la primera vez desde que el diseñador llegó a Chanel que ha utilizado este zapato icónico, del que ha modernizado sus proporciones. Los 97 conjuntos de la Colección llevaban estos zapatos bicolor, que hacen que las piernas se vean más delgadas y confieren confianza a la mujer.

Las siluetas iban desde las más femeninas a algunas más andróginas, en colores como el azul marino, gris o burdeos y en estampados como el tartán o la pata de gallo. El hilo conductor de la colección fue el emblemático tweed de Chanel, que fue reinventado en forma de vestidos-abrigo con cremallera o preciosamente abotonados con ribetes trenzados de lana. También se manifestaba en faldas lápiz con corte justo debajo de la rodilla o en la pantorrilla, elegantes trajes de chaqueta y largos abrigos de lana, chaquetas "à Berthe" o con grandes collares, y en faldas fluidas. Las siluetas sutilmente acampanadas, se ajustaban a la cintura con un delgado cinturón. Urbano y confortable, las elegantes modelos lucían cazadoras bomber cuya parte delantera recordaba a las chaquetas Chanel, faldas de traje o abrigos acolchados y parkas bordadas elevadas a la categoría de abrigos de noche. El punto estaba omnipresente tanto en estilismos deportivos como sofisticados, con jerseys de jacquard estampados que combinaban con faldas de tweed, jerseys anchos con el hombro al aire, elegantes vestidos bicolor de línea A y vestidos largos de noche.

Siluetas muy llamativas y andróginas desfilaban con abrigos cortos de cuello caja que revelaban camisetas blancas y petos, así como largos delantales de grosgrain atados despreocupadamente a la cintura. Estos delantales seductores a la par que informales se combinaron con pantalones vaqueros, pantalones de cuero de corte estrecho o vestidos de tweed con un estilo de nuevo traje de tres piezas. Para la noche, los conjuntos eran elegantes y vibrantes, incluyendo vestidos negros de gasa, un traje de dos piezas con efecto trampantojo con una pajarita y brillantes detalles inspirados en las servilletas dobladas de una "brasserie", efectos creados con capas y transparencias, faldas y vestidos de encaje y espectaculares faldas pintadas con plumas a juego con cardigans de lana que revelaban maxi mangas también con plumas.

Françoise Claire Prodhon

Foto por Olivier Saillant

Compartir

El enlace ha sido copiado correctamente