credits
credits

© Saint-Ambroise

chn-ss-2020-show-by-susannah-frankel-title

© Saint-Ambroise

DESFILE PRIMAVERA-VERANO 2020
POR SUSANNAH FRANKEL

Un nuevo comienzo, una nueva ola. Para la primera temporada de la nueva década, y la nueva Colección de Virginie Viard, la Directora Artística de las Colecciones de Moda para CHANEL, las azoteas de cinc, las chimeneas y los tragaluces de la Rue Cambon, el que ha sido el hogar de la Maison desde 1918, se instalan en la nave central del Grand Palais. Una localización esencialmente parisina y queproyecta el atractivo mágico de CHANEL, hacia cielo abierto.

“Las azoteas de París evocan la atmósfera de la ‘Nouvelle Vague’”. He visto siluetas caminando por las azoteas. He pensado en Kristen Stewart en el papel de Jean Seberg y en todas las actrices que Gabrielle Chanel vistió en su época”, dice Virginie Viard.

El espíritu es alegre y el estado de ánimo optimista y lleno de esperanza para el
futuro. Descubrimos una interpretación contemporánea de las actrices del cine
francés de la ‘Nouvelle Vague’: son mujeres divertidas y determinadamente
irreverentes en chaquetas de tweed que se convierten en monos, vestidos o en
faldas de volantes ligeras con cadenas de metal en los dobladillos.

Faldas en falla de seda y tafeta, todas de talle alto, que revolotean por los caminos de las azoteas emulando las camelias en plena floración. Vienen acompañadas por delicadas blusas de seda plisadas con volantes, realzadas con pétalos de organza, rafia, plumas y lazos. Exquisitamente delicadas, ligeras y desenfadadas como las mujeres que las lucen.

La Colección pone de manifiesto la paradoja masculino-femenina de CHANEL. Se aprecia en la elegante sobriedad de los trajes de costura en negro y azul
marino con cuellos y puños voluptuosos, shorts elegantes en el punto
emblemático de la Maison, pantalones Capri, camisas de punto rosa oversize, atadasde manera desenfadada. Los bolsos de piel con cremallera recuerdan a los estuchesde las alumnas del colegio, y los zapatos bicolor con finas tiras que aportanelegancia a un estado de ánimo que nunca es demasiado serio.

Elcolor es atrevido y los estampados están llenos de vida: rayas relucientes, el
estampado de las azoteas aparece de nuevo en vestidos gris antracita con un
dobladillo rojo carmín mate de “sequins”, y las letras color arcoíris bailan
por la superficie de los satenes brillantes. Las letras escriben un nombre que
es a la vez, temporal y atemporal, oportuno y eterno: CHANEL. 

#CHANELSpringSummer

Compartir

El enlace ha sido copiado correctamente