00/15
from-byzantium-to-istanbul-by-olivia-da-costa

DE BIZANCIO A ESTAMBUL
POR OLIVIA DA COSTA

Homenaje a la antigua capital imperial, la colección París-Bizancio combina la tradición de la aguja francesa con la magia otomana, como una pasarela entre el pasado y el presente, entre Oriente y Occidente. Es entonces en Estambul, ciudad de paso, metrópolis bulliciosa, ciudad de sorprendentes contrastes, de mezquitas y de barrios seculares, de la jet-set de altos vuelos y de la tecnología de vanguardia, donde Chanel desvela una vez más su colección "Métiers d'Art" tras la presentación oficial del mes de diciembre en los salones de la casa Cambon. El desfile se realizó en la terraza de mármol blanco del Palacio de Ciragan, antiguo palacio del sultán. Podíamos admirar el Bósforo, dejarnos mecer por el ritmo ordenado de las olas. El Bósforo está en todas partes, abraza la ciudad y electriza y dulcifica al mismo tiempo.

La noche comienza a caer y llega el momento de pasar dentro del palacio, donde se ha instalado el backstage. Bajo las arañas de Murano, recuerdo sin duda de la fastuosidad del sultán, las chicas se preparan: moños altos, doble trazo de eyeliner rojo y negro. Entre bastidores, casullas de tweed con lentejuelas doradas, bombachos de terciopelo, vestidos drapeados con muselina, todo para evocar la inspiración bizantina. Fuera, crece la agitación. La intelligentsia y la prensa local comienzan a llegar, las chicas están tan bellas esta noche, tan elegantes, mucho negro e infinidad de tacones de vértigo. Kirsten Dunst, Élodie Bouchez y Cécile Cassel hacen su aparición. El desfile comienza, las modelos descienden indolentes por la majestuosa escalera. Ballets de sílfides imperiales. Las chicas desfilan a pocos centímetros del público que, cómodamente sentado en sofás y cojines, casi puede tocar las prendas y apreciar los bordados, los galones y el trabajo de orfebrería de los botones.

Último pase. El espectáculo termina, los elegantes estambulitas quedan fascinados, toman algunas copas y todos regresan a la fiebre y al tráfico constante de esta ciudad que nunca duerme.

www.pleasemagazine.com

Compartir

El enlace ha sido copiado correctamente