Chanel Parfumeur

SOY UN OFICIO

Perfumista.

Es un oficio que no se aprende en los libros. Un oficio que se basa en el olfato y su memoria. Un conocimiento que se transmite. Una libertad: la de crear sin límites a partir de una paleta infinita de materias primas, al igual que un pintor trabaja sus colores. Y es una elaboración minuciosa, una dosificación precisa, un trabajo artesanal riguroso que finaliza con el instinto, cuando se pasa de una esencia bruta a una esencia CHANEL.

LA INSPIRACIÓN

« Me encanta la idea de que el perfume, tan inmaterial e impalpable, provenga de algo concreto, real y muy artesanal como la tierra, las flores y la cosecha. »

- Olivier Polge

LA TRANSFORMACIÓN

El nariz de CHANEL combina minuciosamente diferentes facetas tomadas de un conjunto de ingredientes para crear impresiones olfativas. Es una abstracción, una transfiguración de la naturaleza que completa la composición de un perfume único.

LA CREACIÓN

Olivier Polge traza las líneas esenciales de la fragancia. A continuación, retoca los rasgos, precisa la composición y dosifica los colores. Hasta el día en que la imagen aparece y se convierte en un perfume CHANEL.

Otros capítulos: