La inspiración de Patrice Leguéreau

En 1921, Gabrielle Chanel imaginó un perfume que trascendiera el universo de las fragancias e ilustrara la audacia y la modernidad en las que creía para las mujeres. Así nació N°5. En 2021, los mismos trazos creativos celebran el primer centenario de N°5. CHANEL Joyería crea una colección de Alta Joyería con el mismo espíritu inquebrantable, cuya maestría se refleja en una pieza central sorprendente: un impresionante collar engastado con un diamante de 55,55 quilates, un homenaje sublime a la fragancia legendaria.

N°5 es una oda a la intuición. Al igual que el conocimiento instintivo que Mademoiselle reveló a la hora de seleccionar la fórmula de la fragancia, Patrice Leguéreau, director del Estudio de Creación de Joyería CHANEL, siguió su intuición creativa, y afirma: 'Conocemos el frasco, el tapón y la composición de la fragancia, pero para unificar el perfume y la Alta Joyería, tuve que seguir mi instinto'. Tras la investigación inicial, estos mismos conocimientos impulsaron la creación de las piezas N°5, y Patrice Leguéreau añade: 'La colección evolucionó de forma bastante natural cuando mi intuición tomó las riendas'.

Patrice Leguéreau explica sobre el proceso: 'Dediqué mucho tiempo para investigar. Viajé a Grasse, en Francia, donde se cultivan las flores de N°5. Volví a leer libros, estudié el primer frasco de N°5 que se encuentra en los archivos y me sumergí en el universo de N°5'. Con más de 120 piezas, esta es la mayor colección de Alta Joyería hasta la fecha.