Loading...
  • DIAMANTE

    Con su pureza, su rareza y su resplandor extraordinario, el diamante se ha convertido en la más preciosa de las piedras y en el símbolo perfecto del amor eterno. Su nombre proviene del griego «adamas», que significa indomable, como referencia a su extrema dureza.

    El diamante existe en diferentes colores, clasificados en función de una escala reconocida a nivel internacional, desde el llamado «incoloro» hasta el diamante de color, más escaso aún, como amarillo, azul, rosa, champagne, negro, verde, etc.

    La calidad de un diamante depende de la combinación perfecta de cuatro criterios que interactúan confiriendo a cada piedra su carácter de gema único.

  • DIAMANTE NEGRO

    El diamante negro es uno de los diamantes de color más fascinantes. A diferencia del diamante incoloro y de los otros diamantes de color, el diamante negro es opaco.

    Debido a sus características físicas, el diamante negro debe ser tallado con una precisión excepcional con el fin de realzar su color uniforme y su resplandor extraordinario.

    Asociado al diamante blanco, el diamante negro se vuelve audaz y revela todos los matices de una piedra única.